LA IMAGEN QUE PROFANA Y DESTRUYE / Federico Fahsbender

$180.00

NB17 / Ojo bala poesía
1ª edición / noviembre de 2012 / 96 págs. / 11,5 x 17,5 cm.

“En este libro el paisaje es la palabra y la palabra es vértigo. Un triple arco de secuencias narrativas (“El delirio de la penetración”, “La jungla vaporosa” y la que da nombre al libro) llena las páginas de personajes fabricados con la sustancia más tangible del hombre: una sexualidad frágil, confusión y deseos de dominio.
La imagen que profana y destruye condensa dos años de producción poética donde el autor agota su diálogo de violencia. FEDERICO FAHSBENDER realiza un acto ceremonial del que emerge un yo fortalecido. Al texto lo habita una visión alucinada y febril de microcosmos subjetivos que conviven con ciudades y culturas antiguas; lo atraviesan una marcada influencia de la literatura fantástica y el esoterismo; y lo rige, en palabras del autor, “la imagen de una vida ajena y perfecta que hiere ante el vacío de la vida propia”.

SKU: NB17 Categorías: , Etiquetas: , ,

Créditos

“1ª edición: noviembre de 2012
2ª edición: julio de 2014

© textos: Federico Fahsbender, 2012, 2014
© edición y diseño: Nulú Bonsai Editora de Arte, 2012, 2014

ISBN 978-987-25324-6-8

Edición y corrección de estilo al cuidado de Sebastián Goyeneche.

Imágenes de tapa y contratapa: Marjorie Cameron y Samson De Brier, en Inauguration of the Pleasure Dome, dirigida por Kenneth Anger (Mystic Fire Video, 1954).
Imágenes interiores: Janitor Pansophus, parte del Musaeum Hermeticum, 1678.
Diseño de colección y maquetación: SG
Diseño de tapa: Grau Hertt”

Selección

“esta noche tuve un ataque de pánico
mi cabeza lo escribe con peso:
un ataque de pánico no es otra cosa que la aniquilación total del ego presente
es temor
la excavación de los restos de los palacios que alguna vez fueron la madrugada
pero nadie podrá remover
desde los cimientos de la misma tierra
la posibilidad de una próxima madrugada
entera e imperial
en mi vida
fue sensacional:
sentí una vibración extrema en segundos
sudor frío en frente y palmas un veloz desdoblamiento de la visión
la certeza de que algo esta vez me destruye
los palacios se erigen sobre cementerios, es cierto
lo supe en el momento en que sentí el suelo
con mi cabeza sobre él
mi corazón sobre las riendas del pánico en un progreso de velocidad quizás inestimable la métrica de la ciencia no puede siquiera comparar a la travesía
en el año luz
el primer año luz que parte desde el centro de la tierra
en comunión con el vocabulario elemental del universo
lo que yo sentí
fue claro:
no pude separarme a mí mismo, por un instante
de mi propio pánico,
de la aniquilación total de mi ego presente
en la extrema unidad hacia mí mismo, una forma de existir que es temible lo sé
en mi nueva soltería que destruye el flujo cuantificado de mujeres
que podré o no adorar en el futuro
en mi domicilio que es desmoralización sin dominio de mí mismo
sin posibilidad de control
en el hecho simple e indivisible de que yo adoro a las mujeres
y en el hecho de que me es imposible construir
en acero mi propia historia
fui doblegado esta vez, yo supe por años del hábito de rendirme ante la noche
y ese hábito
me supo a mí
habló mi nombre secreto
para luego traicionarlo
sin siquiera responder ante el tribunal de mis brazos por sus motivos
fue la primera muerte incompleta de mi propia historia
pero este ataque de pánico no es más que una redefinición de mi fisiología
de la complejidad astronómica de mis sistemas orgánicos
con una iluminación marcial e incontrolable que me separa
del hecho de que aquello que deseo fervientemente en mi memoria
quizá no ocurra jamás
al menos no en mi tiempo
o en mis días
pero respiro
mientras mis hermanos aplauden para llamarme nuevamente a la vida”