LA MAFIA DEL HIDRÓGENO / A. Salcedo

$210.00

NB07 / Ojo bala poesía
1ª edición / agosto de 2009 / 90 págs. / 11,5 x 17,5 cm.

Eliminado el motor antientrópico, un nuevo orden impera y sus consecuencias se aproximan. La libre (libertina) interacción de partículas en la Tierra debe pagar su deuda acumulada por cada emisión de átomos ante la inminente amenaza de los Centroides y su tecnología destructora de universos. El Concilio de Emergencia Atómica se prepara para lo peor apoyado en la fuerza civil de sus decretos y en sus misiones espaciales secretas comandadas por un héroe de la nostalgia: el Dr. Dundas.
La Mafia del Hidrógeno se devela de a poco, like un eclipse, con la formalidad de una guía preapocalíptica de salvación. Nos muestra indirectamente el modelo del humano final: a) resignación ante la esfera económica de la galaxia, siempre en crisis; y b) humor negro como último sostén de la cordura.

Agotado

Créditos

1ª edición: agosto de 2009
2ª edición: abril de 2013
© textos: A. Salcedo, 2009
© edición y diseño: Nulú Bonsai Editora de Arte, 2009
ISBN 978-987-24541-4-2
Edición al cuidado de Santiago Castagnino
Corrección de estilo: Florencia Del Castillo
Imágenes: Frank R. Paul (1884-1963)
Pie de imprenta: Negativo de fotógrafía anónima de un eclipse, 1919.
Diseño de colección: Sebastián Goyeneche
Arte y diseño de tapa: Grau Hertt
Maquetación: SC

Selección

“V
No todo lo que brilla
es luz
También el fulgor de los perros
es pesado
Sus pelos encostrados
enteramente hechos de células francas
llevan la noche en alzas
No todo lo que grita
es polvo
También las plantas,
con sus leyes antiguas,
crean mundos
de conceptos ridículos e inevitables
Esta es la hoja, es mi límite
Este es el tallo, es el puente
Estas son las raíces,
gracias a ellas soy raíz
No todo lo que baila
es gracia
También está la muerte muscular
y la muerte a secas
y los hombres del puerto
que llevan barba sobre pálida piel
No todo lo que ama
ama en verdad
a veces se engaña a sí mismo
ya por el calor
ya por miedo a los enfermos
pero si querés
apostamos un beso
No todo lo que toco
es culo
También visito hospitales
y me subo a los ascensores aleatoriamente
También me levanto temprano
después de haber soñado
con algo, qué era, bueno algo,
y tomo café mirando la taza
No todo lo que existe
tiene nombre
También hay bichos que se cagan
de risa del tiempo
y de los hombres y mujeres
que lloran cuando ven películas
También hay formas de estar vivo
aún no codificadas
El sistema no las soporta
pero el sistema es grande
y siempre hay espacio para el contrabando
No todo lo que mira
es ojo
También miran los electrones
se detienen a observar el gran castillo
periódicamente
y también mira el pasto
después de tantos años
él sigue alimentando
la cadena de tejidos y pasiones
No todo lo que brilla
es luz
la sombra también ilumina
su secreto está a salvo
y es fina la línea infinita
que divide mi mano
de la eternidad”