SUGAR BLUEBERRY, SUGAR BLUEBERRY / Carlos Godoy

$150.00

NB08 / La jauría narrativa
1ª edición / noviembre de 2012 / 66 págs. / 11,5 x 17,5 cm.

La evolución de una especie depende de su capacidad de adaptación al medio. En los sistemas sociales más desarrollados esta adaptación la ejercen la educación, el trabajo y la soledad, los agentes más efectivos con los que se aliena al individuo para volverlo un dócil consumidor. Las opciones son adecuarse a este orden o sufrir una serie de padecimientos.
CARLOS GODOY se sumerge en la tensión de esta dualidad a partir de un registro amplio, que pasa de lo íntimo a lo científico y de la relación del hombre con el trabajo al gesto desesperado que tienen las búsquedas de explicaciones. Desarrolla así un sistema en el que la realidad pareciera ser una sumatoria de conclusiones. Aunque definirnos a través de la lógica no nos garantiza el cambio.

SKU: NB08 Categorías: , Etiquetas: ,

Créditos

1ª edición: febrero de 2013
2ª edición: agosto de 2015
© texto: Carlos Godoy, 2013
© edición y diseño: Nulú Bonsai Editora de Arte, 2012, 2013, 2015
ISBN 978-987-28837-0-6
Edición al cuidado de Francisco Moulia
Corrección de estilo: Sebastián Goyeneche
Diseño de colección y maquetación: SG
Diseño de tapa y arte: Grau Hertt

Selección

“Perla realizaba formalmente el mismo experimento. Ponía en una jaula a siete cotorras australianas. Las aves interactuaban y, con el paso de los días, lograban una convivencia feliz en lo que refiere a intercambio y armonía. Rápidamente definían roles y establecían esquemas de participación en su precaria sociedad. Concretado esto, las separaba y las ponía a cada una en una jaula diferente. La primera reacción de los animales era una euforia afectada; después se deprimían. Perla las dejaba en ese estado de depresión durante el lapso de una semana; transcurrido ese tiempo, las sacaba de sus jaulas y acomodaba en su interior una serie de espejos. Luego las volvía a colocar adentro y las cotorras australianas, en las siete jaulas, reproducían la misma emoción que significaba un retorno a la vida en sociedad.
Conclusión número uno: las cotorras australianas no distinguen lo que es una ilusión de lo que es real.”